Ir al Inicio - Club Baloncesto Ciudad de Ponferrada

A UN PASO DEL ASCENSO

BENICARLÓ VUELVE A VENCER Y REIVINDICARSE COMO CANDIDATOS A UN ASCENSO QUE OBTENDRÁN SI GANAN A PARDINYES MAÑANA EN EL “BEMBIBRE ARENA

 

GRAN CANARIA (19+17+14+19): Javier López (7), Jovan Kljajic (6), Joan Bernacer (6), Aleksander Balcerowski (7) y Khalifa Diop (6) -cinco inicial- luego Lázaro González (11), Oier Ardanza (7), cMiguel Serrano (0), Thor Madsen (16), López-San Vicente (3) y Marcis Steinbergs (0).

CB BENICARLÓ (17+23+23+19):  Deyan Colado (0), Sandy Díaz (6), Byron Charles (11), Jaime Campos (5) y Dragan Maric (23) -cinco inicial- luego Romeo Smith (6), Gómez-Arrones (15), David García (5), Kilian Riverol (5) y Luis Salvador (6).

ÁRBITROS: Chacón Blázquez (Madrid) y Guiu Martínez (Castilla y León). Sin eliminados.

PARCIALES:  12-7 (5’), 19-17 (10’), 23-28 (15’), 36-40 (descanso), 44-50 (25’), 50-63 (30’), 59-75 (35’) y 69-82 (final).

INCIDENCIAS: Partido disputado en el pabellón “Lydia Valentín” de Ponferrada correspondiente a la segunda jornada del grupo 2 de la fase de ascenso a LEB Plata. Presencia de algunos aficionados llegados desde Benicarló.

 

Lo ocurrido en la primera jornada se confirmó en este partido donde Gran Canaria volvió a perder su segundo partido, después de llegar a Ponferrada señalado por todos como el más claro favorito al ascenso de los ocho equipos. Por su parte, Benicarló llegó como tapado, sin hacer mucho ruido, vendiendo el discurso de ser unos recién llegados a la Liga EBA y tomarse como un “premio” participar en esta fase… La realidad es que están a un solo partido del ascenso. Algo que lograrán si consiguen ganar en Bembibre mañana sábado, desde las doce del mediodía ante Pardinyes.

La realidad es que Benicarló ha presentado un equipo armado con jugadores que saben lo que es la liga EBA y unos jugadores extranjeros determinantes, especialmente su poste Dragan Maric, quien fue el máximo anotador del partido, además de ser por quien pasaba buena parte del juego de su equipo.

Gran Canaria consiguió las primeras ventajas del partido con su bloque joven y demostrando todo el talento que tienen en sus manos. Sin embargo, las cosas cambiaron a partir del segundo periodo donde Benicarló dio la vuelta en el marcador y fue después del descanso donde los insulares se metieron en un atasco en ataque que aprovecharon los castellonenses para irse en el marcador con diferencias que se fueron por encima de los 15 puntos.

Así todo, y una dosis mayor de veteranía, el equipo entrenado por Joan Adell pudo administrar su ventaja con relativa comodidad hasta el final del choque.

En definitiva, se demuestra que una fase final poco tiene que ver con una temporada regular. Gran Canaria ha sido campeón en un durísimo grupo “B”, por delante del Real Madrid, pero en un evento de estas características queda claro que la veteranía y el control de las emociones es un grado. Por su parte Benicarló, desde su papel de “tapados”, tendrán mañana su gran oportunidad.