Ir al Inicio - Club Baloncesto Ciudad de Ponferrada

BENICARLÓ SE IMPONE EN UN FINAL MUY AJUSTADO

LOS ENTRENADOS POR JORDI ADELL SE IMPONEN DESPUÉS DE IR DOCE PUNTOS ABAJO EN EL TERCER PERIODO

 

UCOCA SEGUROS CB CHANTADA (21+25+8+18): Daniel Manchón (13), Adrià Baiget (7), Alejandro Barcos (5), Cristian Iglesias (5) y Filip Knezevic (8) -cinco inicial- luego Rubén Pernas (23), Marcos García (3), Manuel Sánchez (6), Miguel García (0) y Malick Cisse (2).

CB BENICARLÓ (22+16+17+20):  Deyan Colado (2), Sandy Díaz (0), Byron Charles (17), Jaime Campos (0) y Dragan Maric (20) -cinco inicial- luego Romeo Smith (9), Gómez-Arrones (17), David García (3), Kilian Riverol (9) y Luis Salvador (2).

ÁRBITROS: Hermida Femenías (Baleares) y Carreras Bierge (Cataluña). Sin eliminados.

PARCIALES:  4-5 (5’), 21-22 (10’), 27-33 (15’), 46-38 (descanso), 54-44 (25’), 54-55 (30’), 63-62 (35’) y 72-75 (final).

INCIDENCIAS: Partido disputado en el pabellón “Lydia Valentín” de Ponferrada correspondiente a la primera jornada del grupo 2 de la fase de ascenso a LEB Plata. Aproximadamente un centenar de espectadores, principalmente aficionados de los dos equipos.

 

El duelo entre los dos “outsiders” de la fase de ascenso se decidió en un final agónico después de pasar por una auténtica “montaña rusa” emocional y donde el factor “desgaste” acabó siendo determinante.

Después de un primer parcial de tanteo y de dos equipos que debutan en una fase de ascenso, Chantada fue capaz de tomar distancias e irse al descanso con una renta de 8 puntos. Baiget y Knezevic estuvieron por debajo de sus prestaciones habituales, pero ello fue compensado por la aportación de Manchón y sobre todo del veterano alero gallego Rubén Pernas, quien acabó siendo el máximo anotador del partido.

Los lucenses mantuvieron el mando durante la reanudación e incluso fueron capaces de ampliar su ventaja hasta unos doce puntos que parecían definitivos mediado el tercer periodo (54-42). Sin embargo, en los últimos minutos de este periodo, los lucenses “cortocircuitaron” y Benicarló fue capaz de endosar un 0-13 demoledor para cerrar el cuarto con ventaja de un punto en el marcador.

A partir de ahí, el último periodo fue un duelo emocional donde los castellonenses consiguieron mantener mínimas ventajas y hacer sentirse incómodo a un Chantada al que le fallaron las fuerzas por momentos y que ante la defensa de Benicarló llegó a recurrir demasiado en ocasiones del lanzamiento exterior.

Aún así el desenlace fue un cara o cruz resuelto en los últimos 15 segundos. Primero con un triple de Gómez-Arrones que ponía el 70-72 favorable a Benicarló. Con 11 segundos Rubén Pernas fue a los tiros libres fallando ambos, pero cogiendo el rebote ofensivo Cristian Iglesias quien anotó ambos poniendo las tablas en el marcador.

Tras Tiempo Muerto los de Jordi Adell supieron elaborar el ataque para dejar un tiro exterior cómodo a Kilian Riverol quien anotó el definitivo 72-75 con apenas dos segundos para el final. Al no quedarle tiempos muertos a Chantada, se vieron obligados a hacer un saque a la desesperada, seguido de un tiro muy forzado desde el medio campo que no llegó a buen puerto.

De esta forma Benicarló consigue una victoria que les hace empezar a creer en las posibilidades de pelear por cosas importantes, mientras que Chantada debe olvidarse rápido, sabiendo que la derrota ha sido por escaso margen y pesando ya en los siguientes duelos.