Ir al Inicio - Club Baloncesto Ciudad de Ponferrada

EL “LYDIA VALENTÍN” EMPUJA A CIUDAD DE PONFERRADA A LA REMONTADA

CIUDAD DE PONFERRADA LOGRA UNA TRABAJADA VICTORIA ANTE UN JAIRIS QUE NUNCA BAJÓ LOS BRAZOS

 

BIERZO FITNESS DENTOMEDIC CIUDAD DE PONFERRADA (20+18+24+16): David Valcarce (2), Taevaunn Prince (20), Juan Castro (3), Sean McDonell (17) y Amir Warnock (12) -cinco inicial- luego Karl Lundqvist (14), Ángel Infante (3) y Joel Kanyinda (7).

NCS ALCOBENDAS (27+17+25+7):  Nicolás Bermúdez (0), Jorge Parra (4), Gabriel Díaz (6), Pablo Rodrigo (16) y Alejandro Fortes (8) -cinco inicial- luego Eduardo Martínez (11), David Marina (7), Roberto Morentín (6), Sebastian Mbansogo (13), Luis de la Peña (2) y Guillermo Ruiz (3).

ÁRBITROS: Hermida Femenías (Baleares) y Sánchez Jiménez (Comunidad Valenciana). Sin eliminados. Señalaron técnica al entrenador de Bierzo Fitness Ciudad de Ponferrada, Luis Daniel Enríquez (min. 20).

PARCIALES:  12-14 (5’), 20-27 (10’), 28-33 (15’), 38-44 (descanso), 46-56 (25’), 62-69 (30’), 72-74 (35’) y 78-76 (final).

INCIDENCIAS:  Partido disputado en el pabellón “Lydia Valentín”, ante 2.000 espectadores, correspondiente a la segunda jornada del grupo 1 de la fase de ascenso a LEB Plata. El equipo de baile de “Utopía” y jugadores de las categorías inferiores de CB Ciudad de Ponferrada amenizaron los tiempos muertos y descansos.

 

      Partido no recomendado para todos los públicos que tuvo de todo y con un desenlace donde Ciudad de Ponferrada pudo levantar un choque que se le puso muy cuesta arriba a base de casta y con la ayuda fundamental del público que empujó en los momentos finales.

Y eso que NCS Alcobendas demostró que es un grandísimo equipo y lo que todo sabíamos, digno de una categoría superior, con jugadores con mucho oficio y, sobre todo, profundidad de banquillo. Los madrileños fueron los dominadores de tres cuartas partes del partido y fueron por delante en el marcador 37 minutos.

Llevaron el ritmo de partido en todo momento e hicieron sentirse incómodos a los jugadores bercianos, planteando defensas especialmente intensas sobre jugadores claves como Prince, que no estuvo cómodo. A pesar de ello, los de Luis Daniel no permitían que Alcobendas se fuese especialmente en el marcador, hasta el segundo periodo, en el que un primer momento de crisis hizo que el equipo que vestía de amarillo superase la barrera de los diez puntos, a base de triples y la superioridad en la pintura de Pablo Rodrigo.

En ese momento apareció la figura del base sueco Karl Lundqvist, quien tiró del carro berciano para que poco a poco fuese recortando las diferencias e incluso llegar a empatar el choque. Sin embargo, lo que para los bercianos parecía costar mucho, para los madrileños era más sencillo y en un abrir y cerrar de ojos volvían a poner distancia de 6-8 puntos con los que se llegó a descanso (78-76).

Las cosas fueron a peor para Ciudad de Ponferrada en la reanudación, donde en los primeros minutos Alcobendas se encontró muy cómodo y llegó a abrir hueco peligrosamente hasta los 14 puntos de renta. A partir de ahí Warnock y Joel empezaron a hacerse fuertes en la pintura y controlar un rebote que era hasta entonces claramente dominado por los madrileños. Poco a poco se fueron recortando de nuevo las distancias, comenzando a emerger jugadores que hasta entonces no lo habían hecho como McDonell. Con todo, se logró reducir la distancia hasta la mitad al final del periodo (62-69).

Para entonces, la afición del “Lydia Valentín” ya había empezado a creer en la remontada y a apretar desde la grada, convirtiéndose en un factor determinante. La intensidad defensiva berciana creció y los triples que entraban con facilidad para los madrileños hasta entonces, ya no lo hacían.

Para mediado el último periodo la diferencia ya estaba neutralizada y comenzaba un partido nuevo donde los nervios y las ganas se imponían al juego. Prince empezó a emerger y liderar al equipo berciano en el tramo final con sus canastas y por dentro Joel sacaba petróleo. El último minuto fue agónico.

Ponferrada se ponía por delante en el marcador y Alcobendas tuvo una opción de conseguir el 77-78 debajo del aro con hasta tres lanzamientos y rebote defensivo donde los postes de Ciudad de Ponferrada se aplicaron a fondo. Joel recibía falta y con cuatro segundos anotaba su segundo tiro libre para poner el 78-76 definitivo al no tener tiempos muertos Alcobendas y deber hacer un ataque precipitado que acabó con el balón fuera.

Así todo se desataba la alegría en el pabellón por un triunfo agónico, pero sabiendo que aún no hay nada hecho. Hay muchas combinaciones, pero todo se resume a que, si Ciudad de Ponferrada quiere ascender, debe ganar a Marbella. Hasta tres equipos llegan con opciones de subir directamente (Ponferrada, Alcobendas y Marbella), e incluso Jairis puede meterse aún como segundo, aunque no dependa de sí mismo.