Ir al Inicio - Club Baloncesto Ciudad de Ponferrada

CAPÍTULO 6 – LOS ÚLTIMOS 25 AÑOS DEL BALONCESTO BERCIANO (1994-2019)

CAPÍTULO 6: TEMPORADA 99-2000

GOLPE MORTAL

EL JT QUEDA FUERA DE LA EBA POR NO PRESENTAR LOS AVALES A TIEMPO. EL EQUIPO CONSIGUE REGRESAR A LA CATEGORÍA, PERO LA AFICIÓN AL BALONCESTO SE PIERDE. BEMBIBRE SE METE EN LA FASE DE ASCENSO A PRIMERA DIVISIÓN FEMENINA Y SURGE EL CD TEMPLARIO, QUE SOLICITA UNA PLAZA EN LEB 2 QUE NO CONSIGUE

 

Dicen que aquello que tardas mucho tiempo en construir, se puede perder en una cuestión de segundos… Y eso fue lo que le ocurrió al club “Jóvenes Trabajadores” un buen día de principio de julio de 1999, cuando casi aún estábamos de “resaca” por la eliminatoria ante Aracena celebrada dos meses antes.

La FEB publicaba el listado de equipos participantes en Liga EBA y el club ponferradino no estaba en el mismo. Las emisoras de radio locales empezaron a dar la señal de alarma al ver dicho documento y preguntaban a los directivos del club, completamente sorprendidos y que no sabían lo que había ocurrido, incluso había la seguridad de que “tenía que ser un error”.

No fue así y llegaba la confirmación federativa de que el JT se quedaba fuera de la competición “por haber presentado la documentación incompleta”. Uno que escribe recuerda haber pasado de la sorpresa inicial a la incredulidad y finalmente a la frustración… y me puedo poner en la piel de todos los aficionados que se habían ilusionado enormemente con el equipo. Tal fue el golpe que ya nada volvería a ser como hasta entonces y ni que decir tiene que muchos aficionados dejaron de asistir al baloncesto durante años o directamente no han vuelto.

Mar de emociones que le ocurrían también a Luis Daniel Enríquez, renovado como entrenador y que, mentalizado en pelear como uno de los grandes favoritos para dar el salto a la LEB, estaba configurando una gran plantilla. Por fin buena parte de los jugadores habían dado el compromiso para renovar, estando implicados con el proyecto y la ciudad; además se estaban cerrado fichajes muy ilusionantes.

En cuestión de segundos todo se venía abajo y ni siquiera se sabía dónde iba a competir el JT o si iba a tener hueco en otras competiciones inferiores. Ni que decir tiene que todos esos jugadores quedaron automáticamente liberados: Pedro Rivero inició una larga trayectoria por conjuntos punteros de LEB como Cantabria, León, Ourense, Tenerife, Zaragoza, Murcia, etc., e incluso llegó a debutar en ACB, retirándose hace un año para dirigir al Lucentum Alicante con el que ascendió a LEB Oro. Carlos Mosquera se iría a Villanueva de la Serena, donde ascendió a LEB Plata antes de jugar en diversos conjuntos punteros en EBA en Castilla y León como Palencia o Ávila, siendo también actualmente entrenador. José Manuel Coego estuvo compitiendo hasta hace bien poco, labrando una amplia trayectoria en equipos punteros de LEB (Tenerife, Ourense, Granada…), mientras que Amador y Salva Pérez desarrollarían gran parte de su carrera en el Alvecón Maristas de Pamplona.

 

LOS AVALES ESTABAN TRAMITADOS, PERO NO LLEGARON A TIEMPO. ENFADO CON LA FEDERACIÓN POR NO ALERTARLES SOBRE LA GRAVEDAD DE LA SITUACIÓN

 

Lo que ocurrió tiene fácil explicación e indigna porque podía haber tenido una solución sencilla. La FEB reclama para las competiciones que organiza un depósito en metálico o un aval bancario como fianza en caso de denuncia por impagos a los jugadores y cuerpo técnico, o en caso de impagos a los árbitros.

Como cada año, el JT tramitaba el aval con una entidad bancaria, lo que supone un proceso que lleva días y en el que hay que pasar por la notaría y la oficina envía toda la documentación a su “central” que estudia la viabilidad o no de conceder el aval y si las personas que responden con su patrimonio son solventes o no. Este proceso lleva tiempo, pero es cierto que hasta entonces no se conocían casos de equipos que quedasen fuera por no haber presentado el aval a tiempo.

El club ponferradino presentaba toda la documentación menos el aval, que se pretendía enviar en el momento que le llegase y probablemente no se intentó apurar al banco ni se buscó un plan “B” porque en ningún momento desde la federación se les avisó de la gravedad de esta circunstancia ni que ello podía excluirles. El “pecado” de la directiva fue tal vez el exceso de confianza y la seguridad de que un retraso de un par de días no iba a suponer problema alguno. La sorpresa llegó con el listado de participantes y el JT se quedaba fuera sencillamente porque había otros equipos que habían solicitado vacante. Y en el caso de los bercianos, era el Autocid Ford Burgos el que se hacía con su plaza.

Curiosamente los avales bancarios llegaron, como se preveía, poco después, pero ya era tarde. Y dentro de la directiva, sin quitar en absoluto responsabilidad por lo ocurrido, había un enfado interno considerable con la federación por no haberles avisado. Hubo incluso quien sospechó de que se quería beneficiar la llegada de otro equipo a la EBA, pero en cualquier caso el fallo era del club y al final la única realidad es que el JT recibía un tremendo golpe que suponía el inicio de una agonía que duraría tres años.

 

EL JT MONTA UN EQUIPO QUE SE PASEA EN PRIMERA DIVISIÓN NACIONAL MASCULINA, CON UN PABELLÓN CASI VACÍO

 

Finalmente, el mal menor suponía que el JT obtenía vacante en una Primera División Nacional Masculina que era la antigua Segunda y que en esa época se disputaba en un grupo en el que se juntaban equipos de Castilla y León con los asturianos y cántabros. El desconocimiento era total sobre lo que se iban a encontrar.

En cualquier caso, el club ponferradino quería “escapar de ahí lo antes posible” y por ello armó un equipo de garantías sobradas en esa liga para proclamarse campeón con holgura. En estas circunstancias, se volvió a mirar hacia León a la hora de fichar.

Encomiable resultaba el compromiso de Andrés Rodríguez y “Josines” González, quienes venían de ser jugadores clave en el equipo en Liga EBA y que renovaron para no “dejar tirado” al club en su momento más delicado de su historia. A ellos se unía el regreso de un Adrián Suárez que no había dispuesto de muchos minutos en su anterior etapa, tres años antes, y que se iba a convertir probablemente en el jugador clave de la temporada. Y junto a él, llegaba otro escolta leonés llamado Óscar García, con quien iba a complementar una buena línea exterior.

Por otro lado, para completar el puesto de base llegaba un jugador recién salido de la cantera del Colegio Leonés como Sergio Machín. Y la plantilla era completada con jugadores bercianos como un Alejandro Vidal que regresaba para ayudar en la pintura, Adonis o Víctor Álvarez, canteranos un par de campañas antes del JT y en el caso de este último formado en el Gil y Carrasco.

Además, como poste llegaba un jugador cacereño que se había afincado profesionalmente en Ponferrada hacía poco tiempo, Borja Honrado, y se completaba el grupo con jugadores recién salidos del equipo júnior del JT como Osqui, el faberense Óscar Díaz o Santos Pérez.

Ni que decir tiene que con esos movimientos el equipo ponferradino partía como claro favorito ya que el resto eran equipos completamente aficionados y sin una aspiración clara en el ascenso. Tal vez se podía mencionar a Zarzuela Maristas de Valladolid como ejemplo de equipo de cantera bien trabajado, pero el resto eran conjuntos de localidades como Ávila o Segovia, que de aquella contaban sólo con jugadores locales, el colegio Ècole de la asturiana localidad de Lugo de Llanera, el CB Solares o incluso también había un conjunto del sindicato Comisiones Obreras en Santander, que años más tarde cedía su plaza a un Estela que es el actual representante cántabro en LEB Plata.

El JT, lógicamente, había perdido calidad en la plantilla, pero contaba con jugadores con experiencia en EBA, promesas del baloncesto leonés y jugadores de cantera que venían rindiendo a buen nivel… Y esto era mucho más que lo que tenía el resto de plantillas.

Los cómodos triunfos llegaron uno detrás de los otros y tal vez el único equipo que le aguantaba el pulso era Zarzuela Maristas, pero los bercianos ganaban los dos partidos contra este equipo y siempre mantuvieron un cierto colchón. Creo recordar que en toda la temporada el JT perdió a lo sumo dos partidos y estos fueron más por demérito o exceso de relajación berciana.

Y es que en una temporada donde Adrián se hartaba a anotar puntos, bien secundado por Óscar García, “Josines” y Andrés estaban directamente a otro nivel distinto al de la categoría, Machín hizo una buena temporada, y luego tanto Adonis como los jugadores recién llegados del júnior dispusieron de muchos minutos y demostraron que no desentonaban en absoluto con el nivel de la Primera Nacional.

Sin embargo, había un problema muy importante de fondo: el pabellón estaba vacío. Ni rastro del espíritu de “La Borreca” o del “Infierno Verde”, donde sí que es cierto que la mayoría de sus miembros seguían asistiendo, pero es que los partidos tampoco invitaban a una animación excesiva habida cuenta de la falta de emoción. Durante la liga regular, en ningún momento se llegó a superar el centenar de aficionados, con lo que se confirmaba que el daño hecho con el “descenso administrativo” era irreparable al haber perdido a la mayoría de espectadores y sabiendo que esa Primera Nacional no ofrecía alicientes.

 

EL JT PAGA LA FALTA DE COMPETITIVIDAD DE SU GRUPO Y CAE EN LA ELIMINATORIA POR EL ASCENSO ANTE OMAVI NAVÀS

 

El equipo entrenado por Luis Daniel Enríquez certificó con mucha antelación el primer puesto del grupo de equipos cántabros, asturianos y castellano y leoneses… Y por esos designios que tenían las bases de competición en aquellos años, debía jugarse el ascenso a Liga EBA en una eliminatoria contra el tercer clasificado de Cataluña: Omavi Navàs.

Muy, pero que muy poco se conocía de aquel equipo ni de la localidad, que era una pequeña población pero que estaba cerca de una ciudad ACB como Manresa, con lo que este detalle podía invitar a una cierta prudencia. Pocas referencias de sus jugadores y desde el club haciéndose con vídeos de sus partidos (de aquella no es como ahora que está prácticamente todo colgado en Youtube, tras lo cual se vio que no iba a ser en absoluto un paseo).

Nada tenía que ver la liga que había jugado el JT con el potente grupo catalán, de alto nivel, con muchos equipos apuntados y donde la igualdad y la competitividad era máxima. Omavi Navàs llevaba toda la temporada “partiéndose la cara” y eso se notó a la hora de afrontar la eliminatoria.

Creo recordar que era un Play Off al mejor de tres partidos, con factor cancha para Ponferrada pero disputándose el primero en tierras catalanas. Por primera vez en la liga el JT se encontraba con un choque realmente disputado y que estuvo igualado en muchas fases, pero por los locales emergían jugadores como Castillo, Momotiuk o especialmente un Javier Ratera que hacía mucho daño en la anotación. Los locales se adjudicaban el primer partido en su casa por 85-72.

Quedaba la vuelta en Ponferrada y se esperaba que el JT fuese al menos capaz de forzar el tercero. En ningún momento recuerdo que se hablase de remontar un -13 y de ahí que tenga la práctica seguridad de que era un Play Off a tres encuentros.

Sin embargo, las sensaciones no fueron las mejores, y aunque el choque estuvo igualado, siempre dio la impresión de que era Navàs quien manejaba el ritmo del partido ante un JT que no estaba acostumbrado a esa clase de encuentros durante la temporada. Al final se volvía a perder, 70-75, por lo que el equipo quedaba a las puertas de un ascenso a EBA que conseguía la escuadra catalana.

Ese día, por primera vez en toda la temporada el pabellón presentaba una entrada mejor, cercana a los 300 espectadores y la afición intentó espolear al equipo. Quedaba por ver si eso realmente era una señal esperanzadora, si se lograba una vacante y se regresaba a la categoría perdida menos de un año antes.

 

AL ACABAR LA TEMPORADA CHEMA VECINO DEJA LA PRESIDENCIA Y LE SUSTITUYE JORGE RUBIO

 

Finalizaba una temporada que había sido una pesadilla para el JT y donde se había mantenido al pie del cañón Chema Vecino como presidente, en el momento más complicado hasta entonces del club. Después de dos años de sufrimiento y una labor callada pero trabajando al máximo, acababa cesando en su puesto.

El relevo lógico implicaba la continuidad de buena parte de la junta directiva, como así fue, y quien dio el paso adelante para asumir la presidencia era Jorge Rubio, hasta entonces secretario y que había llegado en 1996 integrando la junta gestora capitaneada por Miguel Ángel Agudo, cuando era presidente del club de baloncesto vinculado al colegio La Inmaculada.

A ellos les correspondía intentar conseguir una plaza en Liga EBA que, no obstante, se consideraba factible porque había muchas vacantes generadas por la creación para la siguiente campaña de la LEB 2, y la ampliación de 4 a 5 grupos en EBA.

 

LA EFÍMERA AVENTURA DEL UN CD TEMPLARIO QUE SOLICITA UNA VACANTE EN LEB 2 QUE NO CONSIGUE

 

En toda esta vorágine, al final de la temporada nos sorprendía la creación del “Club Deportivo Templario” cuyo presidente era precisamente Miguel Ángel Agudo, contando con varios de los directivos que habían estado en su junta gestora en el JT.

Coincidía con el JT en su vocación de club polideportivo, pero siendo la sección más importante el baloncesto, y Agudo anunciaba en los medios de comunicación que el objetivo de la nueva entidad era “ocupar un espacio dentro del baloncesto profesional que no podía hacer el JT debido a su lastre económico”.

Anunciaba que iba a solicitar vacante en la LEB 2, que se creaba para la siguiente temporada y, supuestamente, Ponferrada iba a tener muchas opciones por su condición de población histórica en EBA. Para ello, la junta directiva de este nuevo club reclamaba el apoyo decidido de las instituciones para no desaprovechar la oportunidad que se presentaba.

Llegado el momento, el CD Templario solicitó una plaza que la FEB no le otorgó, enviándole a la “lista de reserva”. Fue la última noticia de un club que, al haberse creado con ese propósito, cesaba en una actividad que no había comenzado, con Miguel Ángel Agudo responsabilizando de no haber obtenido la plaza en LEB 2 por en gran parte “porla falta de apoyo del ayuntamiento de Ponferrada”, personalizando sus críticas en el coordinador de la concejalía Deportes, Javier Rey, “y sus satélites”.

 

CB BEMBIBRE SE QUEDA A LAS PUERTAS DEL ASCENSO A PRIMERA DIVISIÓN

 

Institucionalmente se producían cambios en un ayuntamiento de Bembibre, que era el principal soporte económico en el club. El Partido Popular ganaba las elecciones municipales de 1999, sucediendo Jaime González a Jesús Esteban, mientras que en la concejalía de Deportes, Gerardo de la Mata “padre” era sustituido por un ex jugador de la Ponferradina y Atlético Bembibre como Serafín Vázquez de la Mata.

Sin embargo, estos cambios políticos no afectaron en absoluto al baloncesto femenino como sí lo hicieron en el club de fútbol. Desde el nuevo equipo de gobierno se confiaba abiertamente en la labor que José Luis Velasco estaba haciendo, tal y como le avalaban sus logros. La apuesta municipal iba a seguir siendo incondicional y nada iba a cambiar en el funcionamiento de la entidad.

En esta quinta temporada de existencia del club, fue en la que Bembibre empezó a creerse realmente que podían a aspirar a algo más que la Segunda División Femenina. Las entrenadas por José Luis Velasco, manteniendo un bloque que ya tenía algunas temporadas de experiencia y pasaban a ser las dominadoras claras del grupo castellano y leonés de esta categoría.

Los mejores de la anterior temporada habían ascendido y ello despejaba en cierta forma el camino a un Bembibre que, por otro lado, hacía disfrutar a sus aficionados en el polideportivo de la “Junta Vecinal”. Así, jugadoras como Alicia, Ana o Gilda se mostraban a un nivel alto para lo que era la competición y las del Bierzo Alto acababan “arrasando” en la liga regular de una forma que ni en el propio club se esperaban. Al final se lograba el primer puesto con sólo dos partidos perdidos en toda la temporada y quedando por delante de un Zamarat que mejoraba considerablemente sus prestaciones respecto al año anterior.

Ello suponía que los dos representantes castellano y leoneses se clasificaban para una fase de ascenso a Primera División Femenina que se disputó en Oviedo y donde acudían junto a los mejores equipos de Galicia, Asturias y Cantabria, que eran Mercedarias de Ferrol, Compañía de María de Santiago de Compostela, Euroempleo Santander y el anfitrión Universidad de Oviedo.

Las bercianas acudían como tapadas y poco a poco sin hacer ruido fueron superando partidos hasta plantarse en la final contra la escuadra asturiana, que era la gran favorita al ascenso. Y en ese partido las bembibrenses dieron la cara y no le perdieron la cara al mismo, pero al final la Universidad de Oviedo decantaba el choque a su favor dejando a las de José Luis Velasco con la miel en los labios.

Sin duda habría sido un hito histórico para una villa del tamaño de Bembibre el hecho de acceder a una Primera División que, recordamos, era la categoría de plata del baloncesto femenino español. Y en éstas, el club no quiso arrojar la toalla e inició un particular “partido” en los despachos para intentar solicitar una vacante que finalmente no le sería concedida, con lo que el equipo debía quedarse en la Segunda División al menos una temporada más. En Bembibre había mucha confianza en lograr el salto de categoría y esa decisión se consideraría como tremendamente injusta.

En cuanto a la escuadra ovetense, habría oportunidad de revancha seis años más tarde, con el mismo objetivo de ascender a la segunda categoría del baloncesto nacional…

 

BÁSKET BIERZO GANA LA LIGA SÉNIOR PROVINCIAL ANTES DE DISOLVER EL EQUIPO

 

La representación de otros equipos sénior bercianos no variaba y se limitaba a dos conjuntos. El de mayor representación era nuevamente Viloria Torre del Bierzo, que cumplía su tercera temporada consecutiva en Liga Autonómica y los jugadores dirigidos por Toño Calvo hacían una campaña bastante similar a la anterior finalizando en la tabla media de la clasificación. Debemos remarcar el enorme mérito que tenía lo logrado habiendo equipos a lo largo de Castilla y León, muchos de los cuales acabarían poco después en Primera División Nacional o incluso categorías superiores.

Así pues, el equipo seguía demostrando ser un conjunto un tanto escaso en efectivos, especialmente en los partidos fuera de casa, pero capaz de dar muchos problemas a cualquier rival.

Y en liga provincial, esa temporada era la de la despedida a lo grande de Básket Bierzo después de seis temporadas de existencia en lo que era la segunda etapa de un club “refundado” sobre la entidad histórica que había rivalizado durante muchos años con JT y otras entidades de la comarca.

En ese equipo Pablo López dejaba su función como jugador y se centraba específicamente en la de entrenador donde al bloque habitual se habían unido unas temporadas atrás algún ex jugador del JT como Jorge Vuelta y otros jovencísimos como Jorge Vidal Pol, hermano de un Alejandro que militaba en el club de La Borreca.

Con esos ingredientes y después del segundo puesto la temporada anterior, Básket Bierzo conseguía certificar un más que meritorio y merecido título de liga que había rozado hasta en tres temporadas anteriores. Era el brillante epílogo a un equipo impulsado unos años antes por Juan Neira y Paco Láinez.

A partir de ahí, el propio Pablo y jugadores como Copano y Tito Palla se centrarían en su labor de entrenadores de equipos de base, mientras que otros se integrarían en conjuntos como Torre del Bierzo.

 

BALONCESTO BASE

En las ligas autonómicas, el JT seguía siendo el principal representante berciano, ampliando los equipos a las categorías femeninas, donde se empezaba a hacer un “granero” de conjuntos. La novedad en esta temporada era la creación, por parte del CB Bembibre, de un equipo júnior femenino que competía en liga autonómica bajo la dirección de la jugadora del primer equipo, Ana Valderrey.

Los diferentes proyectos que iban surgiendo evolucionaban y así colegios como La Inmaculada, Jesús Maestro o La Cogolla iban inscribiendo cada vez más equipos en unos Juegos Escolares, que sería el último año organizado por parte de la Junta de Castilla y León, concentrándose muchos partidos en el patio del IES Álvaro de Mendaña y en el colegio La Puebla por falta de árbitros.

Otra noticia era la separación de los caminos del grupo responsable del campus de verano de baloncesto de Ponferrada, que continuaba bajo la coordinación de Pablo López y Paco Láinez. Fidel González se desligaba y en julio del año 2000 ponía en marcha las “Jornadas polideportivas de San Ignacio”, que como su nombre indica abarcaba más modalidades y que desde el principio ha sido otra actividad consolidada en el verano ponferradino, continuando en la actualidad. Sin embargo, ello también derivó en que San Ignacio comenzó a tener menos peso a nivel de equipos de baloncesto.

En cuanto al campus de baloncesto, la escisión no implicaba un resentimiento en el nivel de la actividad, ya que cada vez había más monitores y niños jugando en los colegios vinculados con lo que se seguía en cifras próximas al centenar de participantes, dando colorido a las pistas exteriores a las piscinas climatizadas.

 

PUESTA EN MARCHA DEL PABELLÓN UNIVERSITARIO

 

Puede ser que nos bailen las fechas, pero como muy tarde estaríamos hablando de un año después. Se inauguraban las nuevas instalaciones deportivas contiguas a las piscinas municipales del Plantío, que formaban parte del campus universitario y se había costeado su construcción con fondos pertenecientes al plan Miner.

El complejo contaba con unas nuevas piscinas climatizadas, gimnasio y un pabellón con pista sintética y con una capacidad para mil espectadores. La titularidad era compartida por el ayuntamiento de Ponferrada y la Universidad de León mediante un consorcio que regulaba su funcionamiento, lo que generaría años más tarde más de un quebradero de cabeza.

También de aquellas fechas data la construcción del pabellón municipal de Cubillos del Sil, construido sobre una antigua pista polideportiva, con una espectacular cubierta y dotándola de suelo de parquet.

 

 “Los últimos 25 años del baloncesto berciano” es un proyecto personal de Rubén Fernández Sánchez. El Club Baloncesto Ciudad de Ponferrada se limita a proporcionar soporte en su página web, por lo que toda la responsabilidad de lo escrito y publicado recae en el autor. Para cualquier información o aclaración pueden ponerse en contacto en rubenfs78@gmail.com

 

Fotos: grupo “Facebook” de “Ex jugadores y entrenadores del JT”, www.cbbembibre.com y www.unileon.es